Peter Handke: ensayo sobre el Lugar Silencioso

¿Qué tienen en común la habitación familiar con un agujero que desemboca en un montón de estiércol, en el establo; los fríos baños del seminario Tanzenberg; el inodoro de la estación donde el narrador pasa la noche después de haberse graduado en la escuela pública de Klagenfurt; el baño en la Universidad de Graz donde se lava el pelo; la letrina de un templo en Japón, los baños en los cafés franceses; un aseo público en la costa portuguesa?

Al igual que sus otras disquisiciones sobre el cansancio o la jukebox, Ensayo sobre el Lugar Silencioso (Alianza Literaria, 2015) es una muestra del genio descriptivo de Peter Handke (Austria, 1942). El lugar Silencioso del título se refiere a una sucesión de dependencias, baños públicos y privados, así como a una residencia entre los campos al norte de París (Marquemont), desde donde su autor escribe el ensayo.

Gracias, como siempre, a la revista catalana Sonograma Magazine por publicar mi reseña:

http://sonograma.org/art/ensayo-sobre-el-lugar-silencioso/

Ensayo_Peter Handke_portada

Anuncios

Cuándo Pero sobre todo adónde: portada de mi nuevo poemario

ii                                                                                                                        Para Noriņa

 

Hubiera querido llegar

o al menos haber sabido

salir a tiempo

 

Ambas opciones cesan

con el pitido final

el pitido

que nos hace desear una

vuelta más una

vuelta más

 

Pero de dónde

De qué círculos vividos

o entrevistos

 

Cuándo

Pero sobre todo adónde

 

En unas semanas sale a la venta mi nuevo poemario, “un mínimo de racionalidad un máximo de esperanza”. A continuación, adelantamos la cubierta , un diseño de Luis M. Oliva basado en el cuadro de la artista norteamericana Bronlyn Jones “Draft of an Empty Page”.

 

portada un minimo_definitiva

El libro se puede adquirir en cualquier librería, bajo demanda, así como en cualquier librería de referencia de Sevilla y en la página web de Ediciones Alfar:

http://www.edicionesalfar.es/web/index.php/libros-en-preparacion

 

John Berger: el instante y su eternidad

Las exploraciones de John Berger (Londres, 1926) en torno a las relaciones entre el individuo y la sociedad, la cultura y la política, la experiencia y la expresión a través de la palabra escrita y la imagen fotográfica son incomparables en diversidad, ambición, y alcance. Su serie de televisión Formas de ver logró revolucionar en los años setenta del pasado siglo nuestra forma de entender el arte. Editorial Gustavo Gili acaba de presentar, por primera vez en castellano y en un solo volumen, Para entender la fotografía, una colección de escritos de uno de los autores más influyentes a nivel internacional de los últimos años.

La revista Ábaco desde su origen hace casi treinta años, ha tenido siempre un compromiso con la sociedad y el mundo de cada momento, con la atención puesta a temas relevantes y de actualidad, los análisis de sus autores han propiciado un sentido crítico y a la vez riguroso desde una óptica pluridisciplinar. Siguiendo dicha línea de acción y pensamiento se ofrece en la monografía del número 83/84 una importante aportación respecto a lo acontecido en Grecia en los últimos tiempos.

Entre otros contenidos, se ocupa de mi reseña del libro de Berger.

http://www.revista-abaco.es

Abaco_2

Abaco_3

Abaco_1

Ya en librerías mi último libro: “Asalto a lo impenetrable: 15 años en 20 libros”

Ya en librerías de toda España (por encargo), así como en la web de la editorial Carpe Noctem y, por supuesto, en cualquiera de las librerías de referencia de Sevilla.

http://editorialcarpenoctem.es/?p=90

En “#Asalto a lo impenetrable” (Cuadernos de Revista Mundo Crítico, Editorial Carpe Noctem, 2105) he seleccionado 20 libros que han sido editados en la primera quincena de lo que va de siglo y que, a mi entender, nadie debería perderse.

¿Por qué estos y no otros? Toda antología es injusta, simplificadora y arbitraria, y esta no lo será menos.

Las #reseñas que incluyo han aparecido en #prensa y #revistas especializadas, nacionales e internacionales. No he aplicado otro método que no sea el buen (o mal) gusto y el conocimiento (o no) de la literatura. He querido aglutinar distintos ámbitos: #poesía, #ensayo, #narrativa, #novela gráfica y #teatro. Se incluye igual número de creadoras que de creadores, nacionales e internacionales, de diversas generaciones y de diferente bagaje o trayectoria, reconocida o no.

Gracias a su editor, Alberto Gómez. Diseño de la colección, Carlos Primo.

Asalto_JdMRomeroBarea_2

Ave Soul en Periódico de Poesía: ser, estar y luchar

Por estas calles camino yo y todos los que humanamente caminan
por esencia me siento un completo animal, un caballo salvaje
que trota por la ciudad alocadamente sudoroso que va pensando
muy triste en ti muy dulce en ti, mis cascos dan contra
el cemento de las calles. Troto y todo el mundo trata
de cercarme, me lanzan piedras y me lanzan sogas
por el cuello, sogas por las patas, me tienden toda clase
de trampas, en un laberinto endemoniado donde los hombres
arman expediciones para darme caza armados de perros policías
y con linternas, y cuando esto sucede mis venas se hinchan
y parto a la carrera a una velocidad jamás igualada
por los hombres, vuelo en el viento y vuelo en el polvo.
Visiones maravillosas aparecen ante mis ojos. Y vuelo
y vuelo. Mis extremidades delanteras ejercen presión
sobre las traseras y paralelamente y a un mismo ritmo
antes de asentase en el polvo retumban en la tierra.
Relincho. Y mi cuerpo va tomando una hermosísima elasticidad
me crecen pelos en el pecho y es un pasto rumoroso
el que se ondea y es una música y es un torbellino
de presiones que avanzan y retroceden en mi vuelo. Atrás
van quedando millares de kilómetros y sigo libre. Libre
en estos bosques dormidos que despierto con el sonido
de mis cascos. Piso la mala hierba y riego mis orines
calientes, hirviendo en una como especie de arenilla.
Descanso a mis anchas, bebo el agua de los ríos, muerdo hierba
tallos, rumio. Mis mandíbulas se ejercitan. Muevo mi larga cola
espantando a los mosquitos. Los guardacaballos vigilan
desde la copa de los árboles. Caen las hojas secas.
Los días se suceden y suelo dar suaves galopes hacia la vida.
En invierno los senderos se hacen tortuosos; el fango todo lo invade.
Para el frío utilizo cabañas abandonadas, cuevas en los cerros
que me resguarden de las tormentas. Yo observo la lluvia
desde mi cueva. Cae la lluvia y todo lo moja. Con este tiempo
suelo galopar poco cuidándome de un desgarramiento.
Muchas veces me siento solo y llego hasta los helechos
de los ríos para pensar muy dulce en ti muy triste en ti
y voy galopando bordeando el río añorando alguna yegua
que llegó a correr en pareja conmigo. A veces los niños
que vagan sueltos por las campiñas mientras sus padres
realizan tareas de recolección o labranza me montan a pelo
y solemos recorrer ciertas distancias, ganando los años,
aumentándolos. De ellos sí recibo algún trozo de azúcar.
En el verano el sol se pone rojo y se hace presente con su alegría
y los habitantes de los bosques y campos suelen saludarme
con el sombrero y con la mano. Yo les contesto con un relincho
parándome en dos patas. Y con la luz solar que todo lo invade
suelo dar galopes hacia la vida. Allí
donde mi presencia es esperada me hago realidad.
Allí donde ni un sueño se revela me hago realidad
me hago realidad en esos ojos que están cansados
de ver las mismas cosas. Y es en verano cuando la vida
se enciende y mis cascos recogen la hermosura de la tarde
y asciendo a las cumbres donde diviso extensiones
de mar de cielo de tierra.
Mi figura domina la naturaleza.
Cruza por el cielo un escuadrón de tórtolas.
Cae la noche.
Mi sombra se recobra.
Las ramas crujen.
Y por un instante pensé muy triste en ti muy dulce en ti.
Cae la noche en estos bosques, pareciera que la tierra
se difunde con la noche se propaga se manifiesta.
Y toda la noche he ido creciendo. Y crecía y crecía
aún más aún más ¿hasta dónde crecerás?
¿No tienes miedo? No, contesté. Soy libre.
El día, el nuevo día como algo fresco se anuncia solo.
Por esta época del año suelen cruzar manadas
de caballos ahuyentados y en busca de nuevos campos.
Recuerdo que logré darles alcance y me contaron
que lograron salvarse de una cacería emprendida
contra ellos para mandarlos a vivir a un potrero
y que luego de ser sometidos al cubo de agua
y a la alfalfa son obligados en los hipódromos
a correr distancias de 1,000, 2,500, 5,000 mts.
y no eres libre de correr sino que te dopan te colocan
descargas eléctricas, te manosean, te latigan
con una fusta despellejándote. Y así durante
un buen tiempo mientras ves acumuladas alforjas
de oro y plata. Hasta que llegue el momento de ser
sometido a la reproducción arrinconándote a una yegua
a la vista y paciencia de todos, sin intimidad
en una mañana de tinieblas y poca luz y luego
te separarán de tu yegua y potranco y pasarás
tus años inmisericorde como padrillo viejo y cuando
manques te dispararán un balazo en la sien. Ya
había galopado un buen trecho con la manada
que huía despavorida y me dijeron que probablemente
para el invierno pasarían por aquí para ir más
al norte. Y se alejaron a la carrera. Yo sabía
lo que le sucede a un caballo en la ciudad. Y
por ello me mantengo alejado de ella. Pero a veces
me interno y sucede lo que tiene que suceder. Pero si yo
me rebelo y persisto y amo terriblemente mis posibilidades
de realizarme en un medio donde la civilización se mata
y permanecen odios, prefiero ser caballo. Mojaré
la tierra con mis orines calientes hirviendo con estas ganas
inmensas de vivir y me uniré a las manadas para galopar
hacia la vida, para mantenernos unidos y vencer,
para no estar solos, para volvernos verdes-azules-amarillos
anaranjados-rojos y trotar hacia el nuevo aire fresco
y el campo sin límites.
Seré libre así y al menos mis guardacaballos cuidarán de mí
y de mi yegua
y de mi potranco.

La poesía no debe ser escrita, sino vivida. Un poeta abjura de toda literatura que derive su legitimidad de fuentes externas, ya sean el Estado o el arbitrio voluble de la opinión pública. Jorge Pimentel (Lima, 1944) es un poeta así. Por ello, la edición definitiva, revisada y aumentada de su segunda colección de versos, Ave Soul (Ediciones Sin Fin, Barcelona, 2013) es todo un acontecimiento.

Autores como Julio Cortázar (1914 – 1984) y Roberto Bolaño (1953-2003, autor del prólogo) supieron calibrar la importancia de poemas como “Balada para un caballo” (que incluimos al completo en esta entrada) o “El lamento del sargento de aguas verdes”.

Periódico de poesía es una publicación mensual de la Dirección de Literatura de la Universidad Nacional Autónoma de México, a la que agradezco que se ocupe de mi reseña del libro de Pimentel.

http://www.periodicodepoesia.unam.mx/index.php?option=com_content&view=article&id=3965:ave-soul&catid=1529:no-84&Itemid=159

Portada AVE SOUL de Jorge Pimentel

“Eric es mi padre. Ruth, mi madre. Me llamo Haia”.

“Eric es mi padre. Ruth, mi madre. Me llamo Haia. Las primeras palabras llegan raudas. Las que importan requieren paciencia. La que ahora no tengo. El futuro es una página casi en blanco, garabateada de buenos deseos. Papá gritó a mamá esta mañana, desde el cuarto de contadores. El grito subió el hueco de la escalera formando una especie de altar. Llegó cansado a oídos de mi madre, en ropa de casa, detrás de la puerta.”

Haia es mi segunda novela, recién editada por Edizioni Nuova Cultura, Universidad de Bérgamo, Italia, 2015. Edición y estudio crítico introductorio de Marina Bianchi, segunda entrega de una serie de novelas reunidas bajo el título común de Interrupciones.

La imagen destacada reproduce la obra del pintor Álvaro Burgos. Gracias a Virginia Agar y al diario Andalucía Información por hacerse eco de un capítulo de la novela.

http://andaluciainformacion.es/veredictos/548238/eric-es-mi-padre-ruth-mi-madre-me-llamo-haia-/

Portada Haia_definitiva

Haia: la niña que grita mi nombre

“Si no fuera por la niña que, desde el balcón, grita mi nombre, por los puestos ambulantes y las trompetas de plástico, se podría decir que estamos en una ciudad del norte (pero al norte de qué). La fruta cuelga con una indolencia parecida a la de las palabras. Alguien grita un nombre que es el mío y el de alguien que no escucha o finge no escuchar, alguien que o bien no está o se hace el sordo tan bien que se podría decir que no está”.

Así comienza mi novela Haia, recién editada por Edizioni Nuova Cultura, Universidad de Bérgamo, Italia, 2015. Edición y estudio crítico introductorio de Marina Bianchi, segunda entrega de una serie de novelas reunidas bajo el título común de Interrupciones.

El diario El Cotidiano, que combina la actualidad política nacional e internacional con el análisis cultural, publica al completo el primer capítulo de mi novela.

http://www.elcotidiano.es/haia-la-nina-que-grita-mi-nombre/

Portada Haia_definitiva