“Calcomanías”: fue, es, será

“Lo que está claro es que de lo que no se puede hablar hay que callar. No sé hasta qué punto, Witt. Vale que la voz de este narrador no tenga atractivo, que se entregue una y otra vez a la cursilería. Vale que la erudición nos sirva: las citas de Wittgenstein ya cansan, los argumentos y las anécdotas no amarran. Lo que escribo, sin embargo, cumple su cometido: se explica. De lo que no se puede hablar es, precisamente, lo que merece la pena, querido Witt. No por malo, sino por triste. El silencio nos deja hechos unos zorros. Este paréntesis nos remata. Uf. Mejor la música sin la película de fondo. Mejor las calles sin tener que recurrir a la ciudad. Puede que esto lo haya dicho antes. Aquí puedes hacerme tú, Witt, lo que yo te he hecho más arriba.

Sin evangelio que nos redima ni muerte súbita, me pregunto qué andará usted haciendo mientras escribo esto. Lo atmosférico prefigura la comedia. Ya no estamos a -12 sino a -6. Los cuervos (tú y yo, colgados del cable de alta tensión de estas hileras) ya se han largado. Sale el sol y tiro de una patada la manta. Las palabras que salen corriendo le pertenecen. Escribo: de lo que hay que callar es, precisamente, de lo que hay que hablar”. (“Paréntesis”)

Tan breve como intensa, tan filosófica como eterna, tan sensorial y poética, la obra es todo un canto a los sentimientos literarios, un abrazo a la creación artística. Con nota compone Romero Barea este rompecabezas vital por el que caminan varios narradores que nos invitan a conocernos y reconocernos. “Tu silencio me deja mirándote a los ojos. Llega tu nombre junto a imágenes conocidas. Es como trasladar unas notas que estaban al margen al centro de la habitación, sin más color que el negro. Lo mismo eres reto que liberación. Lo mismo incertidumbre”.

#Calcomanías @EdicionesAlfar entre las mejores #LecturasDeVerano en el #SuperViernes de @masleer periódico digital de #literatura #libros #escritores #cultura 📖📖 #SomosLibros #UnHonor #UnPlacer

http://www.masleer.com/noticia-de-las-hienas-del-pe

DkOXs2HXcAAPz8r

 

 

Anuncios

“Calcomanías”: Porque la memoria no da resuello

“Catalogar lo que nos traemos entre manos como novela puede ser un error. Conformémonos con decir que se trata, por fin, de Literatura. O Arte, pues no solo hay palabras en el texto y a veces es más importante lo que se calla. Que «La escritura es una forma de ser y existir» («Escribo: soy, estoy», reincide en «Paréntesis») algunos lo tenemos claro. Que es un «Camino» (como el poema de Poli en «Zona de arribo», «algo definitivo a lo que asirse») y que su compañía nos ayuda a hacernos corto el viaje. También que escribir no es sino reescribir (no necesariamente el Tractatus de Wittgenstein), que «la vida deja rastro» (¿este libro?), y «Sumergirse en él (en el relato) es un fluir y un transformarse».

De esta lectura nadie puede salir incólume.”

Reseña la escritora, crítica y amiga Elena Marqués Núñez mi más reciente novela “Calcomanías” (Ediciones Alfar, 2018) para la revista digital El Placer de la Lectura, una comunidad de +2 millones de #lectores. Un espacio para descubrir, hablar de #libros y ampliar la #biblioteca.

Un placer, Elena. Sigan leyendo aquí:

http://elplacerdelalectura.com/2018/07/resena-de-calcomanias-de-jose-de-maria-barea.html

Portada Calco

Feria del Libro de Sevilla 06/05/18: Romero Barea presenta su novela “Calcomanías”

“La noche tiene ocurrencias que nunca están a la altura. La noche es homenaje una comunidad consumida, esta ciudad de sufridos contribuyentes para quienes las visiones translúcidas son recuerdo dulce tras la pesadilla, prefiguración del porvenir. La noche escribe su partitura para analfabetos musicales. El amor es raro y la infancia un lujo. Maravilla, una bandera que agita mi mano derecha mientras juro de pie y con la mano en el corazón defenderla con uñas y dientes (más uñas que dientes, solo tengo tres años), si fuera preciso; porque defender esta ciudad es defender a mi familia y abjurar de cualquier lealtad a otro país que no sean ellos, mi cuerpo (infantil) u otro cuerpo que no sea este. Mi país. Suerte no ser leal a otro, por lo que no es difícil el trueque.

Maravilla es la banderita que mi mano agita, aunque me gustaría sostener la bandera de mi padre, un señor que llora cada vez que piensa en su tierra, la insignia de Ruth, mi madre, esa señora siempre ausente, para la que el concepto de nación es sinónimo de parálisis y silla de ruedas. Los veo a ambos ir y venir, de la primera a la última fila, y siento envidia. A su edad, la Historia ha pasado (por encima de ellos); a su edad son Historia. Yo, recién llegada, me siento jarrón chino entre begonias y laureles. Calcomanía. Y el río que me pasará por encima para borrarme será el Lielaupe, el río de Maravilla. Ya ven que hasta las metáforas suenan hoy a calcomanías.”

PRESENTAMOS mi novela Calcomanías (Alfar ediciones, 2018). Me acompaña la escritora y amiga Elena Marqués Núñez. Será en la Feria del Libro de Sevilla (FLS), el próximo domingo 6 de mayo a las 20 horas (Sala Apeadero, Ayuntamiento de Sevilla).

Imagen de portada: Álvaro Burgos Cordero

Prólogo de Marina Bianchi.

¡Os esperamos!

Portada Calco

 

Adelanto de “Calcomanías” nueva novela de Romero Barea, en Mundiario

“Calendarios y relojes les salen al paso, cálculos y augurios. El baile es tiempo, los bailarines (Alexipoli, Poliálex), agujas del reloj que vuelven a fundirse en un abrazo, metrónomo sobre los amaneceres y los atardeceres, los que les esperan y los que han pasado juntos, tiempo superpuesto, cambiante e inasible que se intercala con el ritmo infernal de la música que llega desde el escenario, difícil de soportar tras unos minutos. Una tormenta oscurece el cielo y Poliálex se lanza al agua, imagen dentro del relato en el que habitan como fantasmas, tapiz hecho de palabras, momentos, hilos trenzados, interrumpidos, doblados, relato recomendable, excepcional, donde plaza y playa son el mismo lugar y el no lugar que vemos tras la ventana que enmarca la escena, donde interior y exterior no importan. Seguí leyendo hasta llegar al final de aquella escena. El autor los imagina leyéndose poemas uno a otro antes de eso e imagina el revuelo de hojas y sábanas. Se podían oír los muelles de la cama y el crujir de las hojas de papel, hilos que trazar, como cariátides, sobre una nube de horas, tramas, palabras.”

(…)

“Zona de arribo”, primer capítulo de mi nueva novela “Calcomanías”, que Ediciones Alfar publica en breve.

La imagen que ilustra la portada es cortesía del pintor mexicano Álvaro Burgos Cordero.

El diario global de análisis Mundiario se hace eco de la noticia, en el siguiente enlace:

http://www.mundiario.com/articulo/cultura/zona-arribo-adelanto-novela-romero-barea-calcomanias/20171104134941105016.html

Alvaro Burgos-2

   📖📖  @masleer @J_L_Gomez @mundiario

“Zona de arribo”: adelanto de mi novela “Calcomanías” en EntreTanto Magazine

“Momentos: una tormenta que oscurece el cielo, en un minuto, mientras Poli y Alex, los protagonistas, se lanzan al agua, bajo el granizo; un pódium con cenefas de calaveras donde el lector (el autor, la araña) ha dejado secar, para ser exhibidos, los cráneos descarnados de los enemigos; un incesante ir y venir, un movimiento perpetuo que permite que el equilibrista (el lector, el autor, la araña) no caiga de la cuerda floja (es un decir), fuga consistente en líneas de luz; linternas, focos, destellos cenitales que se proyectan en la pantalla de la hoja en blanco a través del lápiz que la recorre; desplazamientos, entramados, digresiones. Momentos: la coraza y el casco del héroe, la armadura indestructible y digna de un dios, la plaza donde se baila, donde se bebe junto a la estatua del fundador; dos soldados como cariátides sobre una nube de querubines que incluye a Alex y Poli, entrelazados, el tic-tac de la música que es transcurrir y tránsito, metrónomo sobre la multitud que celebra la conciencia de percibir y ser percibido, la condición espacial y temporal del aquí y el ahora. Alex y Poli bailan entrelazados (Poliálex) en ese umbral de acceso a la alegría, donde no existe interior ni exterior, donde todo es puro hueco, donde Alexipoli se contempla desde fuera y desde dentro, en ese umbral que es percibir y ser percibido, que es la plaza más antigua de Maravilla.”

Así comienza “Zona de arribo”, primer capítulo de mi nueva novela “Calcomanías”, que Ediciones Alfar publicará en breve, protagonizada por artistas que buscan la salvación a través del arte; autores errantes, unas veces héroes y otras villanos, que se ocupan de registrar los préstamos involuntarios y las falsificaciones de la cultura moderna.

La imagen que ilustra la portada es cortesía del pintor mexicano Álvaro Burgos Cordero. Su obra más temprana ha sido recogida en el libro El que con la izquierda imagina (Instituto Tecnológico de Monterrey, 2002). A lo largo de las últimas dos décadas, ha presentado numerosas exposiciones en solitario en diversas galerías y espacios culturales de Querétaro, San Luis Potosí y Ciudad de México, destacando “Exilio de mí” (2007) y “Del amor y sus contradicciones, o no” (2010). Su pintura explora la relación entre el color, el azar y la inmanencia. Actualmente reside en Nueva York, donde continúa su actividad como pintor en The Art Student League of New York.

30 x 40 pulgadas. Técnica: Acrílico sobre papel.

EntreTanto Magazine se hace eco de la noticia, en el siguiente enlace:

http://www.entretantomagazine.com/2017/06/18/zona-de-arribo-adelanto-de-la-nueva-novela-de-romero-barea-calcomanias/

Alvaro Burgos-2

“Paréntesis”: adelanto de la nueva novela de Romero Barea en Andalucía Información

“Las cosas de ayer regresan. La voz de ayer vuelve, pero gangosa, aséptica; aséptica vulgar, no aséptica desarmante. Todos los posibles estados de las cosas acaban ocurriendo, en eso consiste la tragedia. Es imposible que las palabras aparezcan de dos modos diferentes, solas y en proposición. Las palabras se rodean de ruiditos y distorsiones. Les gusta ese halo de misterio. A ver qué os vendo en esta. A ver qué me cuenta la muerte, para que vuelva a escucharla y rectifique. La frase anterior parece sacada de un melodrama. Recojo las mantas y las palabras echan a volar. Ahora pertenecen a lo meteorológico, que no es sino preludio de lo trágico.

¿No parecería algo así como un azar que a la cosa capaz de darse de modo efectivo por sí misma le correspondiera posteriormente un estado de cosas? O lo que es lo mismo, ¿no sería un milagro que esta voz narrativa, desprovista de atractivo, por no decir estilo, amarrase algo y nos salvara de la petulancia? Que las cosas puedan ocurrir en estados de cosas es algo que radica ya en ellas. Eso explica tanto cabo suelto: la erudición, lo fúnebre, las anécdotas. Lo que escribo no es un diario, pero cumple idéntico cometido: hacernos corto el viaje. Estaría bien que a cada cosa le correspondiera un estado de cosas. Que algo sucediera aquí dentro (aquí afuera) de una vez por todas.”

Ediciones Alfar publicará en breve mi nueva novela “Calcomanías”, protagonizada por artistas que buscan la salvación a través del arte; autores errantes, unas veces héroes y otras villanos, que se ocupan de registrar los préstamos involuntarios y las falsificaciones de la cultura moderna.

Imagen cortesía del pintor mexicano Álvaro Burgos Cordero. Su obra más temprana ha sido recogida en el libro El que con la izquierda imagina (Instituto Tecnológico de Monterrey, 2002). A lo largo de las últimas dos décadas, ha presentado numerosas exposiciones en solitario en diversas galerías y espacios culturales de Querétaro, San Luis Potosí y Ciudad de México, destacando “Exilio de mí” (2007) y “Del amor y sus contradicciones, o no” (2010). Su pintura explora la relación entre el color, el azar y la inmanencia. Actualmente reside en Nueva York, donde continúa su actividad como pintor en The Art Student League of New York.

30 x 40 pulgadas. Técnica: Acrílico sobre papel.

El diario Andalucía Información ofrece un adelanto del capítulo “Paréntesis”, al completo siguiendo el enlace:

http://andaluciainformacion.es/veredictos/682024/parentesis-capitulo-adelanto-de-la-nueva-novela-de-romero-barea/

Alvaro Burgos-2

Capítulo inédito de “Calcomanías” en Revista La Manzana Poética #33-34

“Mitomanía, retorcimiento, extrañeza, anamorfosis armónica de la música para un trance: Polifemo tocado con una chistera y su hijo Tor en brazos, bajo una peluca de colores. Poli y su manía de vestirse de dandi. Pero no lleva lunar ni polvos en las mejillas. Esa sonrisa jamás puede ser la de un dandi. La foto pertenece tanto al pasado como al presente de los Alba Mann. Es un documento extraño. Pura orfebrería. Se diría que sus protagonistas esperan que la lengua del Espíritu Santo prenda en sus cabezas. El documento gráfico es un puzzle formado por piezas recientes que conviven con otras ensambladas años atrás, una composición en la que no se entiende nada. Pero qué imagen, ajena al tiempo y la música que llega desde el escenario, a lo lejos, y la música adentro, de la que os hablaré luego.”

Mi novela inédita “Calcomanías” (que será publicada en breve por ediciones Alfar), está protagonizada por artistas que buscan la salvación a través del arte, autores errantes, unas veces héroes y otras, villanos, que se ocupan de registrar los préstamos involuntarios y las falsificaciones de la cultura moderna.

La revista de literatura en papel La Manzana Poética, a cargo del poeta Francisco Gálvez, incluye en su número 43-44 “Si es que”, capítulo de “Calcomanías”, en primicia. Un honor y un placer.

Si es que_Calcomanias_Manzana_43_44Portada Manzana_43_44