“Jordi Doce: una literatura de convicción” en El Cuaderno digital

“Uno de los más activos manifestantes contra la guerra, Jordi Doce ha demostrado, en antologías y ensayos y entrevistas, escribir una literatura altamente politizada; es decir, una poesía sin una sola declaración política, sin un solo pronunciamiento bélico, pero llena de conocimiento de ambas. Porque Doce no ha participado, que yo sepa, en ninguna guerra, ni pertenece a partido político alguno, pero conoce esas experiencias, de esa forma en que un sabio conoce las cosas. Las sabe, le han sido reveladas, son axiomáticas a su trabajo.

Sus formas son las convencionales de la protesta, pero su contenido no es lo que la lírica puede llegar a conocer, sino la oposición al lugar común. La dignidad que muestra a favor de los desfavorecidos se vuelve cada vez más coercitiva, devastando sus libros para seguir viva en página tras página de crítica implacable, a través de una obra que, sin perder intensidad, habla de nuestros asuntos en un lenguaje que todos podemos entender. La ferocidad de su asalto se cumple en una literatura de convicción, de compromiso significativo, que jamás aleja al autor de su afán de búsqueda.”

Enhorabuena al escritor Jaime Priede y en su nombre a El Cuaderno, revista digital de cultura que se ocupa de mi visita panorámica a la trayectoria del escritor Jordi Doce (Asturias, 1967) que acaba de ganar la primera edición del Premio Nacional Meléndez Valdés de Poesía con su libro “No estábamos allí”, publicado este otoño bajo el sello de la editorial valenciana Pre-Textos.

Creada en 2011 como publicación en papel (hasta diciembre de 2016), El Cuaderno da cobertura a un amplio abanico de propuestas culturales (literatura, pensamiento, géneros de no ficción, artes plásticas, fotografía, música, cine, teatro, cómic), tanto del ámbito hispánico como de otras culturas.

Mi artículo al completo aquí:

No estábamos allí

C-LGAWPVoAACzrw

Anuncios

John Berger y Francisco Bitar en Revista El Cuaderno 77

“Desde el sillón Leo pudo escuchar cómo Andrea le gritaba a su mujer (…) En la pantalla, la imagen estaba suspendida en un mundo que giraba silencioso sobre su propio eje”. En la novela Tambor de arranque (Editorial Candaya, 2015), los personajes habitan el intricado paisaje claustrofóbico de los suburbios, atrapados en la miseria de las aspiraciones fallidas y la cobardía personal. Su autor, Francisco Bitar (Santa Fe, Argentina, 1981), no nos ofrece consuelo a través de la redención.

(…)

“La pintura, las imágenes pintadas, son una respuesta al tiempo lineal o digital … la presencia de una ausencia, la representación de lo que el mundo esconde”. Lo hipnótico del fraseo, las sugerentes conexiones y las galaxias enteras de erudición junto a la melancolía implacable del libro, hacen de Desde el taller (Editorial Gustavo Gili, 2015) un recorrido sinuoso a través de la historia del arte. Asistimos a la charla que mantienen el escritor John Berger (Londres, 1926), su hijo, el pintor y escritor Yves Berger, y el crítico y ensayista Emmanuel Favre.

El Cuaderno es una revista mensual de cultura, en papel, que nace en 2011 a partir de una iniciativa común entre el diario La Voz de Asturias y Ediciones Trea. Coordinada por Jaime Priede, esta revista llega al mercado con la intención de servir de plataforma para la divulgación de la cultura, siendo así el punto de unión entre el mercado cultural y el gran público. Mes a mes la actualidad literaria, artística, escénica y editorial son protagonistas de sus páginas. En su última entrega, se ocupa de mis reseñas de la obra de Berger y Bitar. Con Olga y Paco Candaya.

14393935_10210767632217699_149373661_o

14408359_10210767632337702_1870060019_o-1

14375318_10210767632457705_513623439_o

William Gaddis: la maldición de la inteligencia

“– ¿El arte actual? – Los dientes desiguales mostraron una sonrisa burlona a través del humo –. El arte actual se escribe con f  [Art, “arte”, fart, “pedo”]”.

En la novela Los reconocimientos (Sexto Piso, 2014), el pintor Wyatt Gwyon se dedica a firmar obras de maestros como El Bosco, Hugo van der Goes y Hans Memling. Para ser más exactos, Wyatt crea nuevas pinturas que reproducen a la perfección no sólo el estilo de los viejos maestros, sino también su espíritu. Tras envejecer a conciencia las imágenes, añade la firma del artista en cuestión. Desde ese momento, la pintura ya no es un original de Wyatt, sino un “nuevo” original de un genio muerto hace tiempo. El lector en castellano tiene oportunidad de descubrir esta novela gracias a la traducción de Juan Antonio Santos Ramírez y Mariano Peyrou.

Mi reseña en  El Cuaderno, revista mensual de cultura, a cargo del escritor y crítico Jaime Priede. Con Sara Vicedo, Raquel Vicedo y David M. Copé.

Gaddis_El Cuaderno_76

 

Néstor Perlongher: el alma que nos rompe el otro

El misticismo de Néstor Perlongher (Avellaneda, Buenos Aires, 1949 – San Pablo 1992), se basa en la estrecha observación del mundo natural y la psicología humana (no en vano, el escritor fue también profesor universitario de antropología social). Los poemas de la antología Rivales dorados (Varasek Ediciones, Buccaneers, 2015. Edición y prólogo de Roberto Echavarren) tienden a trazar una progresión que va de la realidad concreta a un estado elevado de conciencia.

La luz y la oscuridad, el yo y el otro, el sueño y la vigilia, se suceden en los poemas del argentino. “Por espejismos de piel viva / en el tirón de las mucosas / los rasgueos de la uña / elevaban las cantigas / al cielorraso hueco, sublunar”. La serie “Aguas Aéreas”, precedida por una cita de Santa Teresa, es plegaria, pero dicha por el sacerdote de una religión inexistente frente a un dios que tampoco existe: “AGUAS ALUCINADAS / AGUAS AÉREAS / aguas visuales / tacto en el colon húmedo / geyser (o jersey) ístmico”.

Sus ritmos evocan la música de las esferas, pero a fuerza de sobrenaturales complejidades. Sus sonetos, al igual que los de Poe y Verlaine, transmiten la visión apocalíptica a través de una fría precisión. “¡Oh rivales dorados! / ¡Golosinas de pura dureza muscular! / ¡Terrores nubios!”. El poema que da título a la colección es una meditación sobre la necesidad estar solo: “Siempre hay otro que después nos sigue”. La antítesis entre aislamiento y sociedad genera conflicto: “Siempre hay un alma que nos rompe el otro / Un puñetazo tan profundo que / no nos deja ver nada”.

El Cuaderno, revista mensual de cultura a cargo del  escritor, traductor y crítico asturiano Jaime Priede, se hace eco de mi reseña.

El Cuaderno_75

“Fluido de luz: modo linterna” en Revista El Cuaderno 72

“… la luz blanca en movimiento (…) una luz minuciosa y abstracta (…) símbolo de la fe (…) que produce pruebas e ilumina milagros, la luz que beneficia las intuiciones y que echa sombra sobre las dudas”

Modo linterna (Editorial Candaya, 2014), de Sergio Chejfec (Buenos Aires, 1956), es un recorrido sinuoso a través del tiempo, los lugares y los géneros literarios. Los narradores, en constante peregrinación, establecen conexiones que encierran galaxias de significado. El autor argentino ilumina con su prosa, entre otras, la naturaleza de la verdad, la mentira de la biografía y el carácter biográfico de la ficción, fiel a su estilo hipnótico y sugerente, impregnado de melancolía.

La revista El Cuaderno, en su número 72 de septiembre de 2015, propone una selección de diez libros diferentes, muy autónomos en su recorrido, portadores de una apuesta formal o temática que supone la aceptación de un riesgo, de una extrañeza y, por otro lado, de un rendimiento comercial que se aventura difícil o, cuanto menos, resulta toda una incógnita. Entre otros, el libro de Sergio Chejfec y mi reseña del mismo.

Ya está colgada en issuu:

Se puede descargar directamente desde aquí:

El Cuaderno 72 B

El Cuaderno 72 Imagen

“Alejandro Zambra: jugar el juego” en Revista El Cuaderno 72

“No había que escribir, no había que opinar, no había que desarrollar nada, ninguna idea propia: solo teníamos que jugar el juego y adivinar la trampa”.

El narrador de Facsímil (Sexto Piso, 2015) concibe una ambición inaudita: partir de los exámenes de ingreso a la educación universitaria en Chile y en su lugar crear una obra de arte. Ese es el concepto detrás del último libro del escritor experimental Alejandro Zambra (Santiago de Chile, 1975). La novela sigue, paso por paso, las distintas pruebas del examen. El lector se sume, al mismo tiempo, en los pensamientos del narrador, mientras realiza el trabajo de una prueba de aptitud.

La revista mensual El Cuaderno inicia esta temporada con una renovada vocación de resistencia, de servicio, de divulgación y de impulso de aquellas manifestaciones culturales que exploran más allá de los cauces habituales. Enhorabuena y gracias a su director, Jaime Priede, por hacerse eco en su publicación de mi reseña de la novela de Alejandro Zambra.

Ya está colgada en issuu:

Se puede descargar directamente desde aquí:

El Cuaderno 72 B

El Cuaderno 72 Imagen