Vicente Núñez en la revista La Manzana Poética #42

“y no habrá té ni libros ni amigos ni advertencias, / pues yo no seré joven ni querré que te vayas” (“Carta…”). Reconocemos ya desde los primeros poemas su ambición; contemplamos en Los días terrestres (1957) la grandeza y arrogancia de unas composiciones que pretenden incluirlo todo; que describen la interconexión de las cosas para cohesionarlas: “… el mundo / continúa lo mismo de bello porque es triste/ con sus nubes sombrías y sus húmedos bosques” (“Despedida”). Lo que nos atrae de sus Poemas ancestrales (1980) no es la plenitud, sino lo roto, lo lírico de su discurso (“Los muchachos que vuelven de la playa, la ronda/ última de los novios que atenúa la niebla, / la red de los silencios y su copo doliente” (“Aria triste”).

Poeta, filósofo y crítico literario, Vicente Núñez (Aguilar de la Frontera (Córdoba), 1926 – 2002) vivió fascinado por las máscaras, los personajes, los disfraces. Pensaba, como TS Eliot, que “habrá tiempo, / para preparar un rostro con el que cumplir con los rostros a los que nos enfrentamos.” Tuvo, como Fernando Pessoa, multitud de facetas. Es lo que descubrimos al releer su obra: el motivo por el que su poética es inagotable. En la edición de su Poesía (Visor, 2008) a cargo del también poeta, crítico literario y traductor Miguel Casado, se encuentra una comprensión lúcida del destino, de la vida y la muerte; una aceptación desgarradora y serena, al mismo tiempo.

La revista de literatura en papel La Manzana Poética, a cargo del poeta Francisco Gálvez, se ocupa en su número 42 de mi ensayo sobre el inolvidable poeta aguilarense.

vn_la-manzana_42vn_manzana_portada

Juan Cárdenas en La Manzana Poética

He devorado Ornamento (Editorial Periférica, 2015) fascinado por las sucesivas capas de mentira, hipocresía, voyeurismo, manipulación, engaño, disfunción, psicopatología. El protagonista de la novela de Juan Cárdenas (Popayán (Colombia), 1978) es un desgraciado tan convincente que parece salido de una producción para la HBO.

Con más de 15 años de recorrido por la literatura española, La Manzana Poética es una revista de referencia en el mundo literario y poético. Sus páginas han acogido a nombres representativos y principales de la poesía actual española, autores con larga trayectoria y jóvenes escritores, caracterizándose por su abierta mirada a todas las tendencias, estilos y estéticas.

La Manzana Poética acoge en su número de noviembre de 2015 mi veredicto sobre la novela de Juan Cárdenas.

http://www.lamanzanapoetica.info/p/ultimo-numero.html

Ornamento_JC_La Manzana_nov_2015Portada La Manzana_noviembre_2015

Antonio Rivero Taravillo en La Manzana Poética

En el libro de poemas Lo que importa (Editorial Renacimiento, Sevilla, 2015), el genio políglota de Antonio Rivero Taravillo (Melilla, 1963) subyace y se refleja en su auto-dispersión en diversos y contrastantes personae. Todas estas facetas convergen en “una identidad que es alteridad, / el infinitivo, el gerundio. / Las formas no personales del verso”.

Fundada en 1999, la revista La Manzana Poética fue, desde un primer momento, una publicación con verdadera vocación de estar atenta a las corrientes más actuales del mundo literario, prestando su atención a trabajos de investigación, creación, ensayo, traducción y crítica literaria. En su número de noviembre de 2015, incluye, entre otros contenidos, mi reseña del poemario de Rivero Taravillo.

http://www.lamanzanapoetica.info/p/ultimo-numero.html

ART_La Manzana_nov_2015Portada La Manzana_noviembre_2015