“Zona de arribo”: adelanto de mi novela “Calcomanías” en EntreTanto Magazine

“Momentos: una tormenta que oscurece el cielo, en un minuto, mientras Poli y Alex, los protagonistas, se lanzan al agua, bajo el granizo; un pódium con cenefas de calaveras donde el lector (el autor, la araña) ha dejado secar, para ser exhibidos, los cráneos descarnados de los enemigos; un incesante ir y venir, un movimiento perpetuo que permite que el equilibrista (el lector, el autor, la araña) no caiga de la cuerda floja (es un decir), fuga consistente en líneas de luz; linternas, focos, destellos cenitales que se proyectan en la pantalla de la hoja en blanco a través del lápiz que la recorre; desplazamientos, entramados, digresiones. Momentos: la coraza y el casco del héroe, la armadura indestructible y digna de un dios, la plaza donde se baila, donde se bebe junto a la estatua del fundador; dos soldados como cariátides sobre una nube de querubines que incluye a Alex y Poli, entrelazados, el tic-tac de la música que es transcurrir y tránsito, metrónomo sobre la multitud que celebra la conciencia de percibir y ser percibido, la condición espacial y temporal del aquí y el ahora. Alex y Poli bailan entrelazados (Poliálex) en ese umbral de acceso a la alegría, donde no existe interior ni exterior, donde todo es puro hueco, donde Alexipoli se contempla desde fuera y desde dentro, en ese umbral que es percibir y ser percibido, que es la plaza más antigua de Maravilla.”

Así comienza “Zona de arribo”, primer capítulo de mi nueva novela “Calcomanías”, que Ediciones Alfar publicará en breve, protagonizada por artistas que buscan la salvación a través del arte; autores errantes, unas veces héroes y otras villanos, que se ocupan de registrar los préstamos involuntarios y las falsificaciones de la cultura moderna.

La imagen que ilustra la portada es cortesía del pintor mexicano Álvaro Burgos Cordero. Su obra más temprana ha sido recogida en el libro El que con la izquierda imagina (Instituto Tecnológico de Monterrey, 2002). A lo largo de las últimas dos décadas, ha presentado numerosas exposiciones en solitario en diversas galerías y espacios culturales de Querétaro, San Luis Potosí y Ciudad de México, destacando “Exilio de mí” (2007) y “Del amor y sus contradicciones, o no” (2010). Su pintura explora la relación entre el color, el azar y la inmanencia. Actualmente reside en Nueva York, donde continúa su actividad como pintor en The Art Student League of New York.

30 x 40 pulgadas. Técnica: Acrílico sobre papel.

EntreTanto Magazine se hace eco de la noticia, en el siguiente enlace:

http://www.entretantomagazine.com/2017/06/18/zona-de-arribo-adelanto-de-la-nueva-novela-de-romero-barea-calcomanias/

Alvaro Burgos-2

“Paréntesis”: adelanto de la nueva novela de Romero Barea en Andalucía Información

“Las cosas de ayer regresan. La voz de ayer vuelve, pero gangosa, aséptica; aséptica vulgar, no aséptica desarmante. Todos los posibles estados de las cosas acaban ocurriendo, en eso consiste la tragedia. Es imposible que las palabras aparezcan de dos modos diferentes, solas y en proposición. Las palabras se rodean de ruiditos y distorsiones. Les gusta ese halo de misterio. A ver qué os vendo en esta. A ver qué me cuenta la muerte, para que vuelva a escucharla y rectifique. La frase anterior parece sacada de un melodrama. Recojo las mantas y las palabras echan a volar. Ahora pertenecen a lo meteorológico, que no es sino preludio de lo trágico.

¿No parecería algo así como un azar que a la cosa capaz de darse de modo efectivo por sí misma le correspondiera posteriormente un estado de cosas? O lo que es lo mismo, ¿no sería un milagro que esta voz narrativa, desprovista de atractivo, por no decir estilo, amarrase algo y nos salvara de la petulancia? Que las cosas puedan ocurrir en estados de cosas es algo que radica ya en ellas. Eso explica tanto cabo suelto: la erudición, lo fúnebre, las anécdotas. Lo que escribo no es un diario, pero cumple idéntico cometido: hacernos corto el viaje. Estaría bien que a cada cosa le correspondiera un estado de cosas. Que algo sucediera aquí dentro (aquí afuera) de una vez por todas.”

Ediciones Alfar publicará en breve mi nueva novela “Calcomanías”, protagonizada por artistas que buscan la salvación a través del arte; autores errantes, unas veces héroes y otras villanos, que se ocupan de registrar los préstamos involuntarios y las falsificaciones de la cultura moderna.

Imagen cortesía del pintor mexicano Álvaro Burgos Cordero. Su obra más temprana ha sido recogida en el libro El que con la izquierda imagina (Instituto Tecnológico de Monterrey, 2002). A lo largo de las últimas dos décadas, ha presentado numerosas exposiciones en solitario en diversas galerías y espacios culturales de Querétaro, San Luis Potosí y Ciudad de México, destacando “Exilio de mí” (2007) y “Del amor y sus contradicciones, o no” (2010). Su pintura explora la relación entre el color, el azar y la inmanencia. Actualmente reside en Nueva York, donde continúa su actividad como pintor en The Art Student League of New York.

30 x 40 pulgadas. Técnica: Acrílico sobre papel.

El diario Andalucía Información ofrece un adelanto del capítulo “Paréntesis”, al completo siguiendo el enlace:

http://andaluciainformacion.es/veredictos/682024/parentesis-capitulo-adelanto-de-la-nueva-novela-de-romero-barea/

Alvaro Burgos-2

Capítulo inédito de “Calcomanías” en Revista La Manzana Poética #33-34

“Mitomanía, retorcimiento, extrañeza, anamorfosis armónica de la música para un trance: Polifemo tocado con una chistera y su hijo Tor en brazos, bajo una peluca de colores. Poli y su manía de vestirse de dandi. Pero no lleva lunar ni polvos en las mejillas. Esa sonrisa jamás puede ser la de un dandi. La foto pertenece tanto al pasado como al presente de los Alba Mann. Es un documento extraño. Pura orfebrería. Se diría que sus protagonistas esperan que la lengua del Espíritu Santo prenda en sus cabezas. El documento gráfico es un puzzle formado por piezas recientes que conviven con otras ensambladas años atrás, una composición en la que no se entiende nada. Pero qué imagen, ajena al tiempo y la música que llega desde el escenario, a lo lejos, y la música adentro, de la que os hablaré luego.”

Mi novela inédita “Calcomanías” (que será publicada en breve por ediciones Alfar), está protagonizada por artistas que buscan la salvación a través del arte, autores errantes, unas veces héroes y otras, villanos, que se ocupan de registrar los préstamos involuntarios y las falsificaciones de la cultura moderna.

La revista de literatura en papel La Manzana Poética, a cargo del poeta Francisco Gálvez, incluye en su número 43-44 “Si es que”, capítulo de “Calcomanías”, en primicia. Un honor y un placer.

Si es que_Calcomanias_Manzana_43_44Portada Manzana_43_44