05/06/19: Presentación de “Calcomanías” en el Ateneo de Sevilla

“Correspondencia que no quiere ser correspondida, carta que vuelve a su destinatario, correo electrónico en borrador: fue, es y será. La escritura es una forma de ser y existir. Mejor la memoria. Mejor los paseos que di junto a Eric y Poli. Mejor los abrazos. Caminar es escribir, elegir calles como la que traza vocales, diagramas, trasposiciones de esquemas como los que ahora trazo en mi cuaderno, anotaciones de lecturas, paseos, recuerdos, notas a pie de página, premio para el anhelo, recompensa en forma de carta ilustrada que nos envía el deseo. Me saltaron del cajón al sacar los folios, como diciendo no queremos cajón, queremos aire y cielo, échanos a volar, Paula, ponnos a viajar. Dispuse los poemas de Poli frente a mí y ahora son mi única forma de ser y existir, mi protección y a la vez mi talón de Aquiles, umbrales, fragmentos de un libro que es la vida de Poli y Eric, libro que nos remite a otros de sus libros, una ficción continua que parece no tener fin”.

Tenemos el placer de invitaros a la lectura y presentación de mi novela Calcomanías  (Ediciones Alfar, 2018).

Me acompaña Joaquín José Fernández, profesor de Lengua Inglesa en la Facultad de Filología, Universidad de Sevilla.

🎙️ En Excmo. Ateneo de Sevilla (calle Orfila)

📅 Miércoles, 5 de junio

⏲️19.30 horas

Imagen de portada: Álvaro Burgos Cordero

Prólogo de Marina Bianchi.

¡Os esperamos!

Portada Calco.jpg

Anuncios

“Calcomanías”: fue, es, será

“Lo que está claro es que de lo que no se puede hablar hay que callar. No sé hasta qué punto, Witt. Vale que la voz de este narrador no tenga atractivo, que se entregue una y otra vez a la cursilería. Vale que la erudición nos sirva: las citas de Wittgenstein ya cansan, los argumentos y las anécdotas no amarran. Lo que escribo, sin embargo, cumple su cometido: se explica. De lo que no se puede hablar es, precisamente, lo que merece la pena, querido Witt. No por malo, sino por triste. El silencio nos deja hechos unos zorros. Este paréntesis nos remata. Uf. Mejor la música sin la película de fondo. Mejor las calles sin tener que recurrir a la ciudad. Puede que esto lo haya dicho antes. Aquí puedes hacerme tú, Witt, lo que yo te he hecho más arriba.

Sin evangelio que nos redima ni muerte súbita, me pregunto qué andará usted haciendo mientras escribo esto. Lo atmosférico prefigura la comedia. Ya no estamos a -12 sino a -6. Los cuervos (tú y yo, colgados del cable de alta tensión de estas hileras) ya se han largado. Sale el sol y tiro de una patada la manta. Las palabras que salen corriendo le pertenecen. Escribo: de lo que hay que callar es, precisamente, de lo que hay que hablar”. (“Paréntesis”)

Tan breve como intensa, tan filosófica como eterna, tan sensorial y poética, la obra es todo un canto a los sentimientos literarios, un abrazo a la creación artística. Con nota compone Romero Barea este rompecabezas vital por el que caminan varios narradores que nos invitan a conocernos y reconocernos. “Tu silencio me deja mirándote a los ojos. Llega tu nombre junto a imágenes conocidas. Es como trasladar unas notas que estaban al margen al centro de la habitación, sin más color que el negro. Lo mismo eres reto que liberación. Lo mismo incertidumbre”.

#Calcomanías @EdicionesAlfar entre las mejores #LecturasDeVerano en el #SuperViernes de @masleer periódico digital de #literatura #libros #escritores #cultura 📖📖 #SomosLibros #UnHonor #UnPlacer

http://www.masleer.com/noticia-de-las-hienas-del-pe

DkOXs2HXcAAPz8r

 

 

“Calcomanías”: Porque la memoria no da resuello

“Catalogar lo que nos traemos entre manos como novela puede ser un error. Conformémonos con decir que se trata, por fin, de Literatura. O Arte, pues no solo hay palabras en el texto y a veces es más importante lo que se calla. Que «La escritura es una forma de ser y existir» («Escribo: soy, estoy», reincide en «Paréntesis») algunos lo tenemos claro. Que es un «Camino» (como el poema de Poli en «Zona de arribo», «algo definitivo a lo que asirse») y que su compañía nos ayuda a hacernos corto el viaje. También que escribir no es sino reescribir (no necesariamente el Tractatus de Wittgenstein), que «la vida deja rastro» (¿este libro?), y «Sumergirse en él (en el relato) es un fluir y un transformarse».

De esta lectura nadie puede salir incólume.”

Reseña la escritora, crítica y amiga Elena Marqués Núñez mi más reciente novela “Calcomanías” (Ediciones Alfar, 2018) para la revista digital El Placer de la Lectura, una comunidad de +2 millones de #lectores. Un espacio para descubrir, hablar de #libros y ampliar la #biblioteca.

Un placer, Elena. Sigan leyendo aquí:

http://elplacerdelalectura.com/2018/07/resena-de-calcomanias-de-jose-de-maria-barea.html

Portada Calco

Adelanto de “Calcomanías” nueva novela de Romero Barea, en Mundiario

“Calendarios y relojes les salen al paso, cálculos y augurios. El baile es tiempo, los bailarines (Alexipoli, Poliálex), agujas del reloj que vuelven a fundirse en un abrazo, metrónomo sobre los amaneceres y los atardeceres, los que les esperan y los que han pasado juntos, tiempo superpuesto, cambiante e inasible que se intercala con el ritmo infernal de la música que llega desde el escenario, difícil de soportar tras unos minutos. Una tormenta oscurece el cielo y Poliálex se lanza al agua, imagen dentro del relato en el que habitan como fantasmas, tapiz hecho de palabras, momentos, hilos trenzados, interrumpidos, doblados, relato recomendable, excepcional, donde plaza y playa son el mismo lugar y el no lugar que vemos tras la ventana que enmarca la escena, donde interior y exterior no importan. Seguí leyendo hasta llegar al final de aquella escena. El autor los imagina leyéndose poemas uno a otro antes de eso e imagina el revuelo de hojas y sábanas. Se podían oír los muelles de la cama y el crujir de las hojas de papel, hilos que trazar, como cariátides, sobre una nube de horas, tramas, palabras.”

(…)

“Zona de arribo”, primer capítulo de mi nueva novela “Calcomanías”, que Ediciones Alfar publica en breve.

La imagen que ilustra la portada es cortesía del pintor mexicano Álvaro Burgos Cordero.

El diario global de análisis Mundiario se hace eco de la noticia, en el siguiente enlace:

http://www.mundiario.com/articulo/cultura/zona-arribo-adelanto-novela-romero-barea-calcomanias/20171104134941105016.html

Alvaro Burgos-2

   📖📖  @masleer @J_L_Gomez @mundiario

“Rebuznos del mulo abandonado”: poemas de Romero Barea en Luz Cultural

Pasajes/ lugares de paso/ que comunican mundos// La ciudad vista a lo lejos de un lado/ Los mazos de cardos a ambos lados del camino// Ambos paisajes enmarcados/ en ese semicírculo ambos/ sesgados incompletos// Y el que entra en el/ pasaje ya no es el mismo que sale/como diferentes son los dos mundos/ que une el pasaje// Que separa/ La música adentro con los ruidos a derecha/ e izquierda–adentro Air// Afuera/ los rebuznos del mulo abandonado (…). (Del poemario Talismán)

Poemas de Resurrecciones (2011), (mil novecientos setenta y) Dos (Ediciones en Huida, 2011), Talismán (Anantes, 2012) y un mínimo de racionalidad un máximo de esperanza (Ediciones Alfar, 2015).

Romero Barea en Espacio Poético: Luz cultural, magazine  del periódico Luz de Levante. Seguir el enlace:

http://www.luzcultural.com/?p=3283

@apd

 

“Zona de arribo”: adelanto de mi novela “Calcomanías” en EntreTanto Magazine

“Momentos: una tormenta que oscurece el cielo, en un minuto, mientras Poli y Alex, los protagonistas, se lanzan al agua, bajo el granizo; un pódium con cenefas de calaveras donde el lector (el autor, la araña) ha dejado secar, para ser exhibidos, los cráneos descarnados de los enemigos; un incesante ir y venir, un movimiento perpetuo que permite que el equilibrista (el lector, el autor, la araña) no caiga de la cuerda floja (es un decir), fuga consistente en líneas de luz; linternas, focos, destellos cenitales que se proyectan en la pantalla de la hoja en blanco a través del lápiz que la recorre; desplazamientos, entramados, digresiones. Momentos: la coraza y el casco del héroe, la armadura indestructible y digna de un dios, la plaza donde se baila, donde se bebe junto a la estatua del fundador; dos soldados como cariátides sobre una nube de querubines que incluye a Alex y Poli, entrelazados, el tic-tac de la música que es transcurrir y tránsito, metrónomo sobre la multitud que celebra la conciencia de percibir y ser percibido, la condición espacial y temporal del aquí y el ahora. Alex y Poli bailan entrelazados (Poliálex) en ese umbral de acceso a la alegría, donde no existe interior ni exterior, donde todo es puro hueco, donde Alexipoli se contempla desde fuera y desde dentro, en ese umbral que es percibir y ser percibido, que es la plaza más antigua de Maravilla.”

Así comienza “Zona de arribo”, primer capítulo de mi nueva novela “Calcomanías”, que Ediciones Alfar publicará en breve, protagonizada por artistas que buscan la salvación a través del arte; autores errantes, unas veces héroes y otras villanos, que se ocupan de registrar los préstamos involuntarios y las falsificaciones de la cultura moderna.

La imagen que ilustra la portada es cortesía del pintor mexicano Álvaro Burgos Cordero. Su obra más temprana ha sido recogida en el libro El que con la izquierda imagina (Instituto Tecnológico de Monterrey, 2002). A lo largo de las últimas dos décadas, ha presentado numerosas exposiciones en solitario en diversas galerías y espacios culturales de Querétaro, San Luis Potosí y Ciudad de México, destacando “Exilio de mí” (2007) y “Del amor y sus contradicciones, o no” (2010). Su pintura explora la relación entre el color, el azar y la inmanencia. Actualmente reside en Nueva York, donde continúa su actividad como pintor en The Art Student League of New York.

30 x 40 pulgadas. Técnica: Acrílico sobre papel.

EntreTanto Magazine se hace eco de la noticia, en el siguiente enlace:

http://www.entretantomagazine.com/2017/06/18/zona-de-arribo-adelanto-de-la-nueva-novela-de-romero-barea-calcomanias/

Alvaro Burgos-2

“Paréntesis”: adelanto de la nueva novela de Romero Barea en Andalucía Información

“Las cosas de ayer regresan. La voz de ayer vuelve, pero gangosa, aséptica; aséptica vulgar, no aséptica desarmante. Todos los posibles estados de las cosas acaban ocurriendo, en eso consiste la tragedia. Es imposible que las palabras aparezcan de dos modos diferentes, solas y en proposición. Las palabras se rodean de ruiditos y distorsiones. Les gusta ese halo de misterio. A ver qué os vendo en esta. A ver qué me cuenta la muerte, para que vuelva a escucharla y rectifique. La frase anterior parece sacada de un melodrama. Recojo las mantas y las palabras echan a volar. Ahora pertenecen a lo meteorológico, que no es sino preludio de lo trágico.

¿No parecería algo así como un azar que a la cosa capaz de darse de modo efectivo por sí misma le correspondiera posteriormente un estado de cosas? O lo que es lo mismo, ¿no sería un milagro que esta voz narrativa, desprovista de atractivo, por no decir estilo, amarrase algo y nos salvara de la petulancia? Que las cosas puedan ocurrir en estados de cosas es algo que radica ya en ellas. Eso explica tanto cabo suelto: la erudición, lo fúnebre, las anécdotas. Lo que escribo no es un diario, pero cumple idéntico cometido: hacernos corto el viaje. Estaría bien que a cada cosa le correspondiera un estado de cosas. Que algo sucediera aquí dentro (aquí afuera) de una vez por todas.”

Ediciones Alfar publicará en breve mi nueva novela “Calcomanías”, protagonizada por artistas que buscan la salvación a través del arte; autores errantes, unas veces héroes y otras villanos, que se ocupan de registrar los préstamos involuntarios y las falsificaciones de la cultura moderna.

Imagen cortesía del pintor mexicano Álvaro Burgos Cordero. Su obra más temprana ha sido recogida en el libro El que con la izquierda imagina (Instituto Tecnológico de Monterrey, 2002). A lo largo de las últimas dos décadas, ha presentado numerosas exposiciones en solitario en diversas galerías y espacios culturales de Querétaro, San Luis Potosí y Ciudad de México, destacando “Exilio de mí” (2007) y “Del amor y sus contradicciones, o no” (2010). Su pintura explora la relación entre el color, el azar y la inmanencia. Actualmente reside en Nueva York, donde continúa su actividad como pintor en The Art Student League of New York.

30 x 40 pulgadas. Técnica: Acrílico sobre papel.

El diario Andalucía Información ofrece un adelanto del capítulo “Paréntesis”, al completo siguiendo el enlace:

http://andaluciainformacion.es/veredictos/682024/parentesis-capitulo-adelanto-de-la-nueva-novela-de-romero-barea/

Alvaro Burgos-2