Joanne Kyger: sofisticación inagotable de la conciencia en Le Monde 02/19

“Esta sofisticación aparentemente inagotable de la conciencia se vuelve incesante y horrible, atrapada. Cómo voy a aprender algún día lo suficiente para huir” (“Y para Marzo…”).

Se ilustran aquí las ironías casuales que los creadores privilegian como evidencias de un universo mágico. La mezcla de lo sensual y lo espiritual permea la antología A tiempo (Varasek, 2018. Traducción y prólogo de Mónica Caldeiro) de la poeta Joanne Kyger (Vallejo, California, 1934 – Bolinas, 2017). También revela sus influencias: Blake y Pound, Whitman, junto a románticos como Rimbaud o Proust. El texto actúa a modo de alegoría que muta y se extiende, al tiempo que nos forja, en un proceso que nos altera sin remedio. “Todavía estoy viva, esta mañana. Haría bien en solo mirar” (“La cubierta de Silver City”). Modifica su discurso lo que parasita. Se metastatiza en un lenguaje que, en manos de la autora de Lugares para ir (1970), no es solo un arte sino una herramienta.

El periódico mensual en papel Le Monde Diplomatique en español, convencido de que los enfoques comparativos y el análisis histórico disipan las ilusiones de una actualidad agitada, se emplea en hacer que cada número combine análisis, reportajes e investigaciones. Con una perspectiva singular y rigurosa de ver los acontecimientos, compartida por un centenar de colaboradores extranjeros, Le Monde diplomatique es el periódico de referencia de todos los que queremos comprender el mundo, pero también cambiarlo.

https://mondiplo.com/-2019-02-

En su entrega de febrero de 2019, mi reseña sobre el poemario de Kyger.

51152182_1473896656079750_8848036992340983808_n

Anuncios

Estación Poesía: Michael Rothenberg entre ángeles en zancos

Transcurre “Rastro” a contrapelo de la religión organizada: decir no para afirmar, retener para dar. La composición es afirmación de una individualidad aparentemente criticada, el reconocimiento de que las prescripciones desvían la espontaneidad: “Cambio. Alterno/ Voy a la zaga o intervengo// Compongo usando contrastes y condiciones”. La mínima expresión es la esencia de “Ruido matutino”, donde se hace inventario de “la historia a la venta en el mercado de antigüedades/ Las floristas en la Plaza de San Marcos/ Retratos miniaturistas/ Ángeles en zancos”.

“Bendecimos lo que ya no existe/ El arte perfecto” (“La máquina de coser…”). Los poemas de Detención indefinida: un cuento de perros (Varasek Ediciones, Colección Buccaneers, 2017) del poeta, compositor, editor y ambientalista estadounidense Michael Rothenberg (Miami, 1951) trascurren en ese keatsiano tiempo lento de una escritura estabilizadora, nada forzada o repentina.

Recuperando esa tradición en un momento en que tantas han desaparecido, el CICUS (Centro de Iniciativas Culturales de la Universidad de Sevilla) edita Estación Poesía, una revista cuatrimestral en papel (y aquí, en la red) en la que poetas, traductores y críticos sevillanos, sean de la comunidad académica o no, compartirán espacio con los mejores autores del panorama poético español e internacional.

Dirigida por el escritor Antonio Rivero Taravillo, cuenta con una larga lista de poetas que, pertenecientes a generaciones distintas y estéticas diversas, tienen como denominador común la excelencia.

Su número 14 incluye, entre otros contenidos, mi reseña del poemario de Rothenberg. Al completo aquí:

http://institucional.us.es/estacion/wp-content/uploads/Libro-Estaci%C3%B3n-Poes%C3%ADa-14-filmar.pdf

Detención-indefinida