“La Duquesa de Newcastle se gobierna a sí misma” en Revista La Tundra #34

“Si no pueden soportar ser súbditos, pueden crear sus propios mundos y gobernarse a sí mismos como les plazca”.

La utopía El mundo resplandeciente (1666; Siruela, 2017; Edición y traducción de María Antònia Martí Escayol), explota las vulnerabilidades de un agotamiento que opta por tranquilizar sus visualizaciones a medida que aumentan las presiones de autocensura. Clarividente, la primera novela de ciencia ficción firmada por una mujer en Europa, la aristócrata inglesa Margaret Cavendish (1623-1673), revela las crueldades de un nuevo lugar, oculto en el interior de la Tierra, al que se accede desde el Polo Norte.

Borde. El que divide el antes del después, la desesperación de la esperanza, la oscuridad de la luz, el llanto de la risa, el cerca del lejos. El que separa lo que no es de lo que sí, o de lo que podría ser. Edición Borde de La Tundra. Buscando la trama nos dejamos llevar para crear juntos un espacio más habitable.

Mi artículo sobre Margaret Cavendish en la edición de Invierno de 2020 de La Tundra, revista impresa trimestral en español de línea cultural. Un espacio donde se publican artículos de arte, diseño, música y entrevistas. “UK London’s Cultural and Creative Magazine in Spanish”:

LA TUNDRA #34: BORDE

#borde #limite #beingmyself #ilustración #muros #artistasespañolas #spanishinuk #monocromatico #blackandwhite #paredes

La-Tundra-Borde-Cover-Adriana-Teje-web

 

 

Margaret Cavendish y Penelope Fitzgerald: autodeterminación

“Solo existía una lengua en ese mundo”, sostiene Margaret Cavendish, “sólo había un emperador, al cual se sometían con la más grande de las servidumbres (…) lo que les permitía vivir en una continua paz y felicidad” (“El mundo resplandenciente”).

“Las dos autoras, recién reeditadas por Siruela e Impedimenta, respectivamente, asisten, con siglos de diferencia, al triunfo de la falacia mediática. Limitadas por las circunstancias, son metáfora de nuestra posmoderno forcejeo entre el encogimiento y la pertenencia, entre las múltiples identidades de la unidad. Observadoras de la enésima crisis de la democracia, Margaret Cavendish (1623-1673) y Penelope Fitzgerald (Lincoln, 1916 – Londres, 2000) denuncian las interrupciones de la globalización, mientras dejan constancia de sus consecuencias neoliberales: el auge de los nacionalismos, la decadencia de la igualdad”.

“Voces humanas en las tinieblas de Europa (…) más de la mitad habían de perderse (…) para que solo unas pocas dejaran huella” (“Voces humanas”, Penelope Fitzgerald).

Mi ensayo, al completo, en Fronterad, revista digital, con sede en la nube, centrada en el periodismo narrativo, la crónica y el ensayo (porque duda de que muchas noticias lo sean en realidad), y que intenta explicarse el mundo y explicárselo a quien se haga preguntas: una inmensa minoría, tal vez. Se escribe en español, pero no se define como española. Fronterad entiende que el mundo no es susceptible de ser segmentado en ámbitos artificiales como internacional, nacional, local, economía o cultura.

Autodeterminación, ambigüedades y certezas en la obra de Margaret Cavendish y Penelope Fitzgerald