“Kenneth Koch: este momento minuto/ Extraordinario” en Le Monde de junio

“Dejarse llevar por el instante parece crucial a su poética (“En completo silencio montañoso/ No hay modo de llegar ahí arriba, ni forma de quedarse”; “Montaña”); impulsa “cierto tipo de entusiasmo” (“A la pintura abstracta”), una inspiración que hace que el estilo fluctúe y se adapte a las distintas fases de lo sentimental. Podría decirse que el poeta y escritor estadounidense Kenneth Koch (Cincinnati, Ohio, 1925 – Nueva York, 2002) es, literalmente, un escritor ocasional, ya que lo que escribe responde a los acontecimientos y las personas de su alrededor de forma inmediata (de hecho, muchos de los poemas de la antología Perros ladrando en la nieve (Kriller71ediciones, 2016; prólogo de Jordi Doce) han sido escritos para su amplio círculo de amigos). Diríase que, en su mejor poesía, Koch privilegia la naturaleza precisa de lo espontáneo, “memoria que, si detenida, puede ser renovada” (“Al conducir”).

Grafomanía que se deleita en el divertimento, la del norteamericano, al igual que la del resto de integrantes de la Escuela de Nueva York a la que pertenece,  es una obra aparentemente caótica (“¿No hay nada nuevo que sea sagrado?”; “El sacramento…”), sin duda energética (“Siéntete bien/ Luego vete”; “Estética…”); podría tildarse de dadaísta si no fuera, en realidad, expresionista abstracta (“Puede ser importante/ Haber esperado al menos un momento para ver lo que ya estaba allí”; “Un tren”); canción embriagada y embriagadora (“¿no podría yo/ Puedo encontrar este momento minuto/ Extraordinario?”; “Destino”), con una despreocupación violenta, que blande lo vulgar para abrirse paso a través de una dicción sin restricción.”

Le Monde Diplomatique nace en mayo 1954, dirigida, en un principio, a los círculos diplomáticos. En la actualidad, Le Monde Diplomatique se puede leer en 25 idiomas y cuenta con 46 ediciones en papel, con una tirada que supera los 2,4 millones de ejemplares mensuales, siendo un ejemplo de periodismo independiente con una amplia presencia internacional.

Le Monde Diplomatique was born in May 1954 addressing –initially– a diplomatic audience. Nowadays, it can be read in 25 languages and has 46 paper editions; the number of copies printed monthly exceeds 2,4 million. It is an example of independent journalism with a wide international presence.

Mi reseña del poemario de Kenneth Koch en Le Monde diplomatique en español, mes de junio. Con Sílvia Galup y Aníbal Crístobo.

Perros en la nieve_Le Monde_junio_17Portada Le Monde_junio_2017

Anuncios

“Jordi Doce: una literatura de convicción” en El Cuaderno digital

“Uno de los más activos manifestantes contra la guerra, Jordi Doce ha demostrado, en antologías y ensayos y entrevistas, escribir una literatura altamente politizada; es decir, una poesía sin una sola declaración política, sin un solo pronunciamiento bélico, pero llena de conocimiento de ambas. Porque Doce no ha participado, que yo sepa, en ninguna guerra, ni pertenece a partido político alguno, pero conoce esas experiencias, de esa forma en que un sabio conoce las cosas. Las sabe, le han sido reveladas, son axiomáticas a su trabajo.

Sus formas son las convencionales de la protesta, pero su contenido no es lo que la lírica puede llegar a conocer, sino la oposición al lugar común. La dignidad que muestra a favor de los desfavorecidos se vuelve cada vez más coercitiva, devastando sus libros para seguir viva en página tras página de crítica implacable, a través de una obra que, sin perder intensidad, habla de nuestros asuntos en un lenguaje que todos podemos entender. La ferocidad de su asalto se cumple en una literatura de convicción, de compromiso significativo, que jamás aleja al autor de su afán de búsqueda.”

Enhorabuena al escritor Jaime Priede y en su nombre a El Cuaderno, revista digital de cultura que se ocupa de mi visita panorámica a la trayectoria del escritor Jordi Doce (Asturias, 1967) que acaba de ganar la primera edición del Premio Nacional Meléndez Valdés de Poesía con su libro “No estábamos allí”, publicado este otoño bajo el sello de la editorial valenciana Pre-Textos.

Creada en 2011 como publicación en papel (hasta diciembre de 2016), El Cuaderno da cobertura a un amplio abanico de propuestas culturales (literatura, pensamiento, géneros de no ficción, artes plásticas, fotografía, música, cine, teatro, cómic), tanto del ámbito hispánico como de otras culturas.

Mi artículo al completo aquí:

No estábamos allí

C-LGAWPVoAACzrw

Yves Bonnefoy en Revista Sonograma

La poesía del ensayista y crítico literario Yves Bonnefoy (Tours, 1923 – París, 2016) tiene ese aire descuidado de haber sido premeditada, antes de ser escrita. En los libros La larga cadena del ancla (2008) y La hora presente (2011; Galaxia Gutenberg, 2016, edición bilingüe al cuidado de Jordi Doce, traducción y prólogo de Enrique Moreno Castillo), los poemas, ensayos y prosas tienden a convertirse en secuencias donde se privilegia la espontaneidad junto a una distancia cada vez mayor de la acción: “Pasa, defrauda (…) / para ti se ahonda ese otro mar, / la memoria que asedia al que quiere morir” (“Ulises …”).

Sonograma és una revista de pensament musical i difusió cultural en línia. Apostem per la qualitat del contingut i la creació d’un espai de cooperació cultural.

Mi reseña al completo aquí:

http://sonograma.org/art/yves-bonnefoy/

La larga cadena del ancla

“Jordi Doce: un viajero regresa a casa” en Le Monde de diciembre

En su más reciente libro de versos, No estábamos allí (Pre-Textos, 2016), el asturiano Jordi Doce (Gijón, 1967) atrapa un tema, sea la búsqueda, el tiempo que pasa o se pierde, y lo entrega a las autoridades irónicas del idioma, para que den buena cuenta. “Estaciones” registra sus afectos a través de palabras comunes escrupulosamente escogidas, como “el frío seco que da en hueso/ cuando abres la puerta y no es nadie”. La banda sonora de “Una ciudad en el norte” reconoce fragmentos, “terquedad, zigzagueos”, imputa voces en sordina. Interrupciones y malentendidos se insinúan “En el fondo del bosque”, donde “las palabras no pesan”. “Monósticos” son palabras, frases y oraciones que se dividen, a su vez, como células madre. La impaciencia del poeta se empeña en “seguir el curso de las cicatrices”. El torno es recordatorio de que la poesía no es del todo una llamada, sino una invitación a levantar objetos pesados: “Así empiezan los cuentos: un viajero regresa a casa”.

Le Monde Diplomatique nace en mayo 1954, dirigida, en un principio, a los círculos diplomáticos. En la actualidad, Le Monde Diplomatique se puede leer en 25 idiomas y cuenta con 46 ediciones en papel, con una tirada que supera los 2,4 millones de ejemplares mensuales, siendo un ejemplo de periodismo independiente con una amplia presencia internacional.

http://www.monde-diplomatique.es/

En su número de diciembre de 2016, se ocupa de mi reseña del libro de Jordi Doce.

jordi-doce_le-monde_diciembre_2016

Jordi Doce: “La lengua de la guerra ha dejado de servirnos”

Sostiene Jordi Doce (Gijón, 1967) en el epílogo a sus poemas escogidos: “Toda escritura, en sentido estricto, es ocasional, aunque el poema, para serlo, deba trascender su ocasión; solo así podrá habitar el presente perpetuo de la lectura”. En la antología Nada se pierde (Prensas de la Universidad de Zaragoza, 2015), el asturiano asume sus responsabilidades cívicas y culturales: “La lengua de la guerra ha dejado de servirnos” (“Manual de instrucciones…”). Baja a la tierra para mostrar el “huraño sometimiento / que dibujan los lechos y las sílabas” (“Belfast…”).

Le Monde Diplomatique nace en mayo 1954, dirigida, en un principio, a los círculos diplomáticos. En la actualidad, Le Monde Diplomatique se puede leer en 25 idiomas y cuenta con 46 ediciones en papel, con una tirada que supera los 2,4 millones de ejemplares mensuales, siendo un ejemplo de periodismo independiente con una amplia presencia internacional.

En su número de julio de 2016, se ocupa de mi reseña de la antología de Jordi Doce.

Jordi Doce_Nada se pierde_Le Monde_julio

Portada Le Monde_julio_2016

“Jordi Doce: presente perpetuo” en Revista Literal

Sostiene Jordi Doce (Gijón, 1967) en el epílogo a sus poemas escogidos: “Toda escritura, en sentido estricto, es ocasional, aunque el poema, para serlo, deba trascender su ocasión; solo así podrá habitar el presente perpetuo de la lectura”. En la antología Nada se pierde (Prensas de la Universidad de Zaragoza, 2015), el asturiano asume sus responsabilidades cívicas y culturales: “La lengua de la guerra ha dejado de servirnos” (“Manual de instrucciones…”). Baja a la tierra para mostrar el “huraño sometimiento / que dibujan los lechos y las sílabas” (“Belfast…”).

Literal es una revista internacional de pensamiento editada en Houston TX, EE.UU. y dedicada a celebrar y promover la cultura latina.

Jordi Doce: presente perpetuo

Cbta LA GRUTA-92-DOCE.indd

Don de lenguas: aire de familia

La conversación no es una ciencia. Ni siquiera exacta. Mucho menos imparcial. Lo fácil es que el entrevistador pase la velada tomando notas sobre lo dicho por el entrevistado y luego, en casa, reúna las anécdotas y el material escrito en un volumen más o menos extenso. Lo difícil es lo que el poeta, crítico y ensayista Jordi Doce (Gijón, 1967) ha conseguido en Don de lenguas (2015), ese “aire de familia” que impregna este libro de entrevistas donde predominan “la inteligencia, la sensibilidad y el talento literario”.

La edición de Confluencias es portátil y fácil de manejar. No demasiado extensa, apenas un centenar y pico de páginas, no debe ser leída de una sentada. Su concisión es epigramática; su erudición, proustiana. Se trata, en esencia, de una diversión. Una especie de micro Anatomía de la melancolía, donde se dice todo lo que es susceptible de ser dicho, y en el que Doce ha moldeado el material no con el espíritu del mero reproductor, sino como un escultor trabaja su arcilla.

 “Necesitas dinero para escribir y no te queda más remedio que escribir artículos para una revista que a lo mejor no te gusta”, confiesa el novelista y ensayista Cees Nooteboom (La Haya, 1933). “Cuanto más viejo me hago, más lamento no haber tenido una actitud entregada a mi obra”, lamenta el premio Nobel Seamus Heaney (Derry, Irlanda del Norte, 1939 – Dublín, 2013). “No me considero un novelista”, reconoce Paul Auster (Newark, Nueva Jersey, 1947), “me veo más bien como un relator, un fabulador: estoy lleno de historias”. Se trata, sin duda, una de las grandes virtudes de Don de lenguas: mostrarnos lo divertido que es hablar de y desde la literatura.

Culturamas: revista de información cultural en Internet, independiente, con contenidos propios para cada una de las secciones, a cargo de Estelle Talavera y  Telmo Avalle, se ocupa de mi reseña.

Don de lenguas: aire de familia

PORTADA-DON-DE-LENGUAS-1280