“Solipsismo trumpiano de Peter Handke” en Revista Librújula/Diario Público

“El regreso no sólo a un país, no sólo a una determinada región, sino a la casa donde nací; y, sin embargo, quería estar cada vez más lejos, en el extranjero, con unas cuantas personas en torno a mí, pero que no estuvieran demasiado cerca.”

La obra de Peter Handke (Griffen, Carintia, 1942), reeditada por Alianza, en traducción de Eustaquio Barjau, es la encarnación aplastante de nuestra era neonarcisista: no solo es impenitente, sino vengativa. No proporciona certezas, sino un contexto privilegiado para las preguntas. Se abre a lo que huye, contempla cuanto inscribe en su aislamiento ilustrado.

En la novela Lento regreso (1979) se decodifica lo imborrable a través de las gemelas demandas de negación y necesidad, territorio en que el testimonio del guionista y director de cine austríaco despliega sus estrategias para escapar a lo sublime (…) El atractivo de un opúsculo como La repetición (1991) radica en lo que no sucede, en las libertades que se toma el interlocutor para (no) contar la historia.

“Encontraba mi paso, avanzaba balanceándome sobre los pies, sintiendo rodar sobre el suelo la sucesión de talones, plantas y dedos (…) un sentimiento de tranquila insolencia que – lo experimenté luego en la repetición – es lo que antaño caracterizaba mi infancia”.

Gracias a Librújula,  revista bimestral y portal web dedicados a la actualidad literaria y el mundo del libro, así como a Diario Público, periodismo, investigación y compromiso para construir un mundo más igualitario, por hacerse eco de mi homenaje a Peter Handke.

http://www.librujula.com/actualidad/2488-solipsismo-trumpiano-de-peter-handke

Anuncios

Peter Handke en REVISTA ÁBACO 85

Al igual que sus otras disquisiciones sobre el cansancio o la jukebox, Ensayo sobre el Lugar Silencioso (Alianza Literaria, 2015) es una muestra del genio descriptivo de Peter Handke (Austria, 1942). ¿Qué tienen en común la habitación familiar con un agujero que desemboca en un montón de estiércol, en el establo; los fríos baños del seminario Tanzenberg; el baño en la Universidad de Graz donde se lava el pelo? ¿Son lugares donde el joven Handke experimenta versiones de sí mismo, donde logra separar su propia identidad de la familiar, de la social; donde hay un yo diferente del yo que otros delimitan.

Los lugares públicos son amplios y abiertos donde “vociferar, gritar, alborotar y chillar”. Los lugares donde uno puede hacer sus necesidades son estrechos y cerrados donde “enmudecer (…) Volverse afásico (…) Perder el habla”. El ensayo de Handke profundiza en la dialéctica entre estos dos tipos de estancias. La letrina no es un lugar utópico, sino un territorio que recoge y estimula y apoya los sentimientos y pensamientos que luego permiten e incluso requieren un retorno al grupo. En uno de los relatos, el joven Handke rechaza una invitación a viajar con sus compañeros de clase después de la graduación. En su lugar, viaja a solas de pueblo en pueblo, y termina pasando una fría noche acurrucado en el baño de una estación de tren, “alrededor de los cercos de lubricante, junto con las moscas”. El Lugar Silencioso de Nara en Japón es “también un lugar de liberación. No era un mero refugio, un asilo, un “re-trete” [sino] un lugar como ningún otro” donde el yo se convierte en otros yoes; donde el autor se convierte en un ser “indomable”.

Monografía dedicada a La venganza de la Geopolítica en la revista en papel Ábaco nº 85. Incluye, entre otros contenidos, mi reseña del libro de Piglia:

http://www.revista-abaco.es/

Ensayo_Peter Handke_Abaco_enero 2016Portada Abaco_enero 2016

La intimidad extrovertida de Peter Handke

Al igual que sus otras disquisiciones sobre el cansancio o la jukebox, Ensayo sobre el Lugar Silencioso (Alianza Literaria, 2015) es una muestra del genio descriptivo de Peter Handke (Austria, 1942). ¿Qué tienen en común la habitación familiar con un agujero que desemboca en un montón de estiércol, en el establo; los fríos baños del seminario Tanzenberg; el baño en la Universidad de Graz donde se lava el pelo? ¿Son lugares donde el joven Handke experimenta versiones de sí mismo, donde logra separar su propia identidad de la familiar, de la social; donde hay un yo diferente del yo que otros delimitan.

Los lugares públicos son amplios y abiertos donde “vociferar, gritar, alborotar y chillar”. Los lugares donde uno puede hacer sus necesidades son estrechos y cerrados donde “enmudecer (…) Volverse afásico (…) Perder el habla”. El ensayo de Handke profundiza en la dialéctica entre estos dos tipos de estancias. La letrina no es un lugar utópico, sino un territorio que recoge y estimula y apoya los sentimientos y pensamientos que luego permiten e incluso requieren un retorno al grupo. En uno de los relatos, el joven Handke rechaza una invitación a viajar con sus compañeros de clase después de la graduación. En su lugar, viaja a solas de pueblo en pueblo, y termina pasando una fría noche acurrucado en el baño de una estación de tren, “alrededor de los cercos de lubricante, junto con las moscas”. El Lugar Silencioso de Nara en Japón es “también un lugar de liberación. No era un mero refugio, un asilo, un “re-trete” [sino] un lugar como ningún otro” donde el yo se convierte en otros yoes; donde el autor se convierte en un ser “indomable”.

Mi reseña del libro de Handke en Le Monde de diciembre. Periódico mensual de análisis crítico e informaciones internacionales. Le Monde diplomatique, con 60 ediciones internacionales, es un periódico de referencia para todos aquellos que quieran no sólo entender sino también cambiar el mundo.

http://www.monde-diplomatique.es/

 

Peter Handke: ensayo sobre el Lugar Silencioso

¿Qué tienen en común la habitación familiar con un agujero que desemboca en un montón de estiércol, en el establo; los fríos baños del seminario Tanzenberg; el inodoro de la estación donde el narrador pasa la noche después de haberse graduado en la escuela pública de Klagenfurt; el baño en la Universidad de Graz donde se lava el pelo; la letrina de un templo en Japón, los baños en los cafés franceses; un aseo público en la costa portuguesa?

Al igual que sus otras disquisiciones sobre el cansancio o la jukebox, Ensayo sobre el Lugar Silencioso (Alianza Literaria, 2015) es una muestra del genio descriptivo de Peter Handke (Austria, 1942). El lugar Silencioso del título se refiere a una sucesión de dependencias, baños públicos y privados, así como a una residencia entre los campos al norte de París (Marquemont), desde donde su autor escribe el ensayo.

Gracias, como siempre, a la revista catalana Sonograma Magazine por publicar mi reseña:

http://sonograma.org/art/ensayo-sobre-el-lugar-silencioso/

Ensayo_Peter Handke_portada