“Julio Ramón Ribeyro: exposiciones, eventos, transmisiones” en la revista francesa Resonancias

Dispone el escritor peruano Julio Ramón Ribeyro (Lima, 1929 – 1994) su botín de vestigios paciente y deliberadamente. Ribeyro sigue vivo. Siempre será miembro, muy a su pesar (“me automargino, no me atrae en absoluto la fama”), del movimiento literario que tuvo lugar en los años sesenta del pasado siglo, denominado boom, que incluye a Cortázar, García Márquez o Carlos Fuentes, y cuya adhesión no ve en la muerte un obstáculo. La reciente publicación de Un hombre flaco (Ediciones Universidad Diego Portales, colección Vidas Ajenas, 2014), retrato del escritor a cargo del periodista Daniel Titinger (Lima, Perú, 1977), logra convencer al lector de la importancia del agregado cultural en la embajada peruana en París.

(…)

“Podemos memorizar muchas cosas, imágenes, melodías, nociones, argumentaciones o poemas, pero hay dos cosas que no podemos memorizar: el dolor y el placer”. A través de un consuetudinario sentido de sí mismo, se escribe un libro. Pero ¿qué libro? El de alguien que espera algún día estar preparado para escribir lo que siempre ha soñado. En sus inclasificables Prosas apátridas (1975; Seix Barral, 2017) Riberyro explora la identidad y la alienación del expatriado, mientras evade las reglas de la estructura, la forma y la construcción, mientras rompe las reglas de la prosa.

Edición 149 de la revista francesa Resonancias. Desde 2001, difunde la literatura y el arte. Mi ensayo sobre la obra de Ribeyro, al completo, siguiendo el enlace:

http://www.resonancias.org/article/read/1700/julio-ramon-ribeyro-exposiciones-eventos-transmisiones-por-jose-de-maria-romero/

 

Anuncios

Juan José Saer y Erri De Luca en Revista Ábaco 9/12

La grande (2008; Rayo Verde editorial, 2017) del argentino Juan José Saer (Serondino, 1937 – París, 2005), no es sólo una saga de personajes que conversan, sino también de personas que, aparentemente, se hablan a sí mismas. Cada sección es un monólogo interior que obedece a las reglas del discurso y contiene lo que se ha dicho en voz alta.

(…)

“Voy a ser procesado por ejercer mi derecho a la palabra contraria. Si mi opinión es un delito, no voy a dejar de cometerlo”. La crónica La palabra contraria (Seix Barral, 2015), de Erri De Luca (Nápoles, Italia, 1950) supone un descenso a los infiernos de la burocracia.

Mis reseñas de ambas publicaciones para REVISTA ÁBACO, número 91/92 monográfico especial dedicado a “A 100 años de la Revolución de Octubre” . Gracias a Miguel A. Areces, director de la revista. Fondo editorial en : www.revista-abaco.es