“William Gaddis: el demonio del desorden” en Mundo Crítico

“Sus reflexiones son largos poemas en prosa anotados para el oído. Reflexionan sobre cómo nos dejamos manipular por el sonido de las palabras. Ni su actitud vagabunda a la estructura de un ensayo clásico ni su afán por detallar los límites y ambiciones del lenguaje ordinario sorprenderá a los lectores de las novelas del norteamericano: “cuanto más humanamente (…) tratemos de captar la realidad (…) más vigoroso es el esfuerzo del Estado para huir de la realidad por medio de ficciones” (“¿Cómo imagina el Estado?”). Esta selección de escritos lúdicos, siempre rebeldes, surge de una ventriloquía de corte faulkneriano y cariz especulativo, donde se persigue al “demonio (…) del desorden” (“Homenaje a Dostoievski”).”

(…)

“A pesar una primera lectura desconcertante, es el brío rítmico del fraseo lo que nos invita a seguir leyendo La carrera por el segundo lugar (2002; Sexto Piso, 2017. Introducción y notas de Joseph Tabbi), recopilación de ensayos y textos de ocasión donde la prosa de Gaddis, en traducción de Mariano Peyrou, se deshace en lúdicas, impares y largas letanías donde, democrática, la nivelación de elementos dispares conduce a un solo plano o estrato, que lacónicamente denuncia su vinculación con el tema ausente: “Ha pasado justo la mitad del siglo que pedía Lord Keynes, y todo, en cierto modo, es una historia de éxito estadounidense” (“La carrera…”).”

(…)

Agradecido al periodista y escritor Alberto Gómez, que publica mi reseña en su magazine digital Mundo Crítico, pensamiento independiente en la red. Para leerla al completo, seguir el siguiente enlace:

http://mundocritico.es/2017/07/william-gaddis-el-demonio-del-desorden/

Portada La carrera_ALTA

Profecías neoliberales de William Gaddis en Le Monde de diciembre

“En las novelas de Gaddis, que Sexto Piso ha editado en castellano, se eliminan no sólo las chirriantes convenciones de la novela realista, sino la realidad misma. Su narrativa, de corte postmoderno, a menudo degenera en caricatura; a través de la ironía y el pastiche se pretende llegar a la sinceridad. Tras de esta vasta panoplia de ficción, tras del exceso de (re)conocimiento sin descanso, laten un conjunto de profecías neoliberales de corte urbano que se han vuelto realidades en nuestra sociedad contemporánea: las tendencias colonizadoras de Wall Street; la disneyficación de nuestras ciudades; una práctica política que, en el mejor de los casos, constituye un pasatiempo insípido, y en el peor, una rabieta adolescente.”

Le Monde diplomatique cuenta con 84 ediciones internacionales en 27 idiomas: 41 en formato papel (tirada total de 2,4 millones de ejemplares) y 43 electrónicas. EN ESPAÑOL se edita en ESPAÑA, ARGENTINA, BOLIVIA, CHILE, COLOMBIA, PUERTO RICO y VENEZUELA.

Le Monde Diplomatique en castellano, en su número de diciembre, entre otros contenidos, se ocupa de mi artículo extenso sobre William Gaddis:

http://www.monde-diplomatique.es/

william-gaddis_le-monde_diciembre_2016

Profecías neoliberales de William Gaddis en Revista Eñe

“– Están a tres con cincuenta, un buen momento para vender, perdí una hija, ¿le ha contado eso, Bast? (…) era capaz de deletrear casi cualquier palabra, qué le parece, había empezado a dar clases de piano cuando le sacaron el apéndice, hijos de puta, nunca decepcionan, verdad, no le pasaba nada en el apéndice (…) siempre se saltaba algunas notas, lo intentaba una y otra vez, estaba aprendiendo una canción que se llamaba Para Alisa, algo así (…) en esa época había una tienda de delicatesen que se llamaba Alisa cerca de nuestra casa, por eso todavía me acuerdo del nombre (…) todavía la oigo como la tocaba ella, de todas maneras eso es lo único que, lo único que quiero, todavía la, ¿oye?, ¿oye…?”.

(…)

“En las novelas de Gaddis, que Sexto Piso ha editado en castellano, se eliminan no sólo las chirriantes convenciones de la novela realista, sino la realidad misma. Su narrativa, de corte postmoderno, a menudo degenera en caricatura; a través de la ironía y el pastiche se pretende llegar a la sinceridad. Tras de esta vasta panoplia de ficción, tras del exceso de (re)conocimiento sin descanso, laten un conjunto de profecías neoliberales de corte urbano que se han vuelto realidades en nuestra sociedad contemporánea: las tendencias colonizadoras de Wall Street; la disneyficación de nuestras ciudades; una práctica política que, en el mejor de los casos, constituye un pasatiempo insípido, y en el peor, una rabieta adolescente”.

Gracias a Juan Gómez Bárcena, coordinador de contenidos online de Revista Eñe, por incluir entre sus páginas mi ensayo sobre la obra del autor norteamericano William Gaddis (1922 – 1998). Publicación literaria española editada por La Fábrica Editorial en forma de libro, Revista Eñe es una publicación trimestral y monográfica.

Para leer el artículo al completo, seguir el siguiente enlace:

http://revistaparaleer.com/actualidad/profecias-neoliberales-de-william-gaddis-por-jose-de-maria-romero-barea/

ak-rockefeller-normal

EL PARPADEO INSUSTANCIAL DE LOS ESMÓQUINES: William Gaddis en Revista de Letras

“…Sus ojos cerrados, los de ella abiertos mientras se deslizaban inconexos y al unísono en lo que quedaba del día, del pollo al limón y de las gambas con judías pintas, el parpadeo insustancial de los esmóquines y los vestidos escotados de actores y actrices muertos tiempo años atrás y los papeles, cartas e informes”.

Los temas del autor de “Los reconocimientos” (1955) son simples pero universales: la soledad, el dolor, el deseo de compañía, la necesidad de ser respetado y comprendido (“No eres consciente de cuántos envidiamos las dotes que tienes, no hay más que ver la cantidad de malos poemas y de malos cuadros que hay en el mundo (…) hay gente que escribe no porque quiera escribir sino porque quiere ser escritor”), el sexo, la lucha por la supervivencia.

“Su pasatiempo favorito” (Sexto Piso, 2016. Traducción de Flora Casas), es la última novela que el autor norteamericano William Gaddis (1922 – 1998) publicó en vida. Al igual que su relato JR (1975), obtuvo el Premio Nacional del Libro de Ficción.

Revista de Letras, publicación digital de crítica cultural. Literatura y Creative Commons | Editores: Albert y David Lladó | Coordinación: Olga Jornet | Canal del diario La Vanguardia, se hace eco de mi reseña en sus páginas:

El parpadeo insustancial de los esmóquines

portada-su-pasatiempo

William Gaddis en Revista FronteraD

Uno se adentra con una mezcla de intriga y estupor en esa conspiración llevada al absurdo que supone la obra del norteamericano William Gaddis (1922–1998).

En la novela Los reconocimientos (1955), el pintor Wyatt Gwyon se dedica a firmar obras de maestros como El Bosco, Hugo van der Goes y Hans Memling. En Jota Erre (1975), asistimos, con una mezcla de asombro y desconcierto, al diálogo inicial de dos personajes anónimos. Con la sola ayuda de lo que estos dicen (y callan), la lectura se abre paso a través del dolor y la rabia de esas voces innominadas que denuncian los excesos de un mundo cada vez más mercantilizado.

En las novelas de Gaddis, que Sexto Piso ha editado en castellano, el mundo de la paranoia, las conspiraciones, y las agencias gubernamentales a la sombra es tan convincente que una vez leídas uno comienza a ver signos y significantes en todas partes.

Mi ensayo en FronteraD, una revista digital para las inmensas minorías a cargo de Alfonso Armada.

http://www.fronterad.com/?q=william-gaddis-perseguido-como-pynchon-y-delillo-por-injusta-reputacion-dificultad

cubierta_Reconocimientos_alta

William Gaddis: la maldición de la inteligencia

“– ¿El arte actual? – Los dientes desiguales mostraron una sonrisa burlona a través del humo –. El arte actual se escribe con f  [Art, “arte”, fart, “pedo”]”.

En la novela Los reconocimientos (Sexto Piso, 2014), el pintor Wyatt Gwyon se dedica a firmar obras de maestros como El Bosco, Hugo van der Goes y Hans Memling. Para ser más exactos, Wyatt crea nuevas pinturas que reproducen a la perfección no sólo el estilo de los viejos maestros, sino también su espíritu. Tras envejecer a conciencia las imágenes, añade la firma del artista en cuestión. Desde ese momento, la pintura ya no es un original de Wyatt, sino un “nuevo” original de un genio muerto hace tiempo. El lector en castellano tiene oportunidad de descubrir esta novela gracias a la traducción de Juan Antonio Santos Ramírez y Mariano Peyrou.

Mi reseña en  El Cuaderno, revista mensual de cultura, a cargo del escritor y crítico Jaime Priede. Con Sara Vicedo, Raquel Vicedo y David M. Copé.

Gaddis_El Cuaderno_76